5. Aseguramiento de Buenas Prácticas en la Gestión de Recursos Humanos

Como se ha visto en las secciones anteriores de este Kit de Herramientas para la Contratación Justa, los trabajadores migrantes son inherentemente vulnerables a condiciones de trabajo forzoso, inclusive antes de llegar al lugar de trabajo, y especialmente cuando los procesos de reclutamiento y contratación han sido delegados a intermediarios laborales.

Las empresas también deben estar conscientes de que algunas prácticas comunes de gerencia pueden aumentar la vulnerabilidad de los trabajadores migrantes a la explotación. Es importante entender qué impulsan estas prácticas y las formas en que se pueden evitar, sin impedir que las empresas puedan alcanzar sus objetivos. También es importante desarrollar controles adecuados para que la gerencia pueda mitigar los riesgos. Todo el personal clave de la empresa– incluyendo el personal de recursos humanos y gerentes de línea – debe ser capacitados sobre estrategias de manejo y mitigación de riesgos. La herramienta en la barra lateral describe algunas buenas prácticas de gestión que las empresas pueden implementar.

Es importante tener en cuenta que la contratación externa de funciones gerenciales en el lugar de trabajo – por ejemplo, el manejo de los mecanismos de queja, procedimientos disciplinarios, y provisión de salarios, prestaciones y alojamiento – puede aumentar aún más la vulnerabilidad de los trabajadores migrantes a la explotación. De hecho, los riesgos inherentes que trae esta práctica son tan grandes que algunas marcas le prohíben a sus proveedores delegar funciones de recursos humanos a los intermediarios laborales.

Si la externalización de las funciones de recursos humanos en el lugar de trabajo es inevitable, el proveedor debe establecer medidas concretas para garantizar que los trabajadores migrantes estén protegidos.